Emboladores de Colmenar de Oreja

Desde 2006, y con el ánimo de continuar con una tradición importada del levante español y mantenida en nuestro pueblo durante 10 años (1983 a 1993), prohibiéndose posteriormente en toda nuestra comunidad, se ha creado un grupo de emboladores.
 
Dicho grupo está formado básicamente por jóvenes, todos ellos de Colmenar de Oreja.

Emboladores de Colmenar de Oreja

Comenzaron su andadura embolando tres toros (aunque fuera de concurso) el día 1 de Julio de 2006, en la semana taurina de Puçol, uno en Petrés y otro en Amposta, en todos ellos con una respetable actuación
 
Y todo ello gracias al apoyo y la confianza de la comisión organizadora de la semana taurina de Puçol, de los emboladores Ximo y Xato por su colaboración y apoyo, así como de Javi Villa y algún otro que prefiere mantenerse anónimo, y que también han colaborado en su entrenamiento.
 
A partir de este momento, comienzan su andadura en los concursos de emboladores, tanto en emboladas libres como en concursos nacionales, enfrentándose a las mejores cuadrillas de emboladores de todo el territorio nacional (Ximo y Chato de Puçol, Amposta, La Almunia de Doña Godina, Santa Pantaría, etc.) todas ellas con una mayor trayectoria en dichos concursos, y no por ello desmereciendo en sus actuaciones, hasta que por fin el 16 de octubre de 2010 en la plaza de toros de Zaragoza, la cuadrilla de emboladores de Colmenar de Oreja (Madrid) se proclamó campeona del Concurso Nacional de Emboladores  más prestigioso de España.

Emboladores de Colmenar de Oreja

Para esta cuadrilla de Colmenar, supone un antes y un después, ya que en la Comunidad de Madrid no está permitido embolar, por eso el mérito que supone un hecho hace años impensable, pero que se ha convertido en realidad, desde esta mi página quiero darles la enhorabuena y decirles que ya solo les queda una meta "Conseguir embolar en su pueblo" y que espero que entre todos la vamos a conseguir, porque a veces la fe mueve montañas.

NORMAS BÁSICAS DE LOS CONCURSOS

  • El tiempo para la embolada comenzará a contar desde el momento en el que el toro toque con su testuz el pilón y hasta que el toro salga del mismo, una vez se haya cortado la cuerda.
  • La duración de cada toro en el ruedo será de un mínimo de 5 minutos. 
  • Si en ese tiempo el toro pierde alguna de las bolas, la cuadrilla será sancionada con 20″ de penalización. 
  • Si se le cayeran las dos bolas será descalificada.

Algo de Historia sobre el Toro Embolado

Uro

El ascendente más antiguo del toro de lidia es el URO, de él proceden todas las formas de bovinos actuales. Los primeros datos históricos que se poseen sobre el uro proceden de Asia Menor y de Egipto, así como los asirios que en sus códices lo mencionan mil años antes de Cristo.
 
El uro primitivo fue utilizado en Egipto y de allí irradió su influencia hasta el norte de África y sur de España, para seguir su emigración ascendente al norte de nuestra península, sur de Francia y Camarga francesa. De aquí se desprende que la tradición del toro de lidia, toro bravo o toro espectáculo (vaquillas, toro embolado, toro ensogado...) se dé principalmente en la zona mediterránea.

La tradición y origen de esta costumbre queda reflejada en muchos documentos y símbolos arqueológicos a través de la historia. Existen pinturas en Pompeya y diversas grutas de exhibición de toros con llamas en los cuernos, lo que afirmaría de la pasión que los Cretense, Griegos y Romanos, aficionados a los juegos con el toro que decidieran alargar estos a la noche, creando espectáculos nocturnos.

Pinturas rupestres

También quedan firmemente documentados los hechos que ocurrían en las distintas conquistas celtas, galas, Romanas, cartaginesas etc.… por la zona Mediterránea, en la que empleaban a menudo estrategias nocturnas de ataques militares, preparando los propios toros semibravos, castrados y bueyes que utilizaban como transporte y alimentación, con unos hatillos de leña y trapos sujetados en los cuernos, o en la testuz, untados de grasa o brea. Los conquistadores atacantes, acercaban sigilosamente la manada apacible de toros hasta las proximidades del enemigo mientras dormían, una vez allí prendían fuego a los artilugios preparados en los cuernos de los tranquilos astados y los achuchaban hacia el campamento enemigo, lo que suponía el enfurecimiento de los toros debido al fuego, así que arrasaban el campamento enemigo y atacaban corneando a todo ser viviente, haciendo huir pavorosamente a los caballos y elefantes que se empleaban por costumbre en aquella época. 

Posteriormente, bajaba el ejército atacante y reducía al enemigo ante el desconcierto causado. Al día siguiente buscaban a los toros supervivientes con los caballos y los volvían a recuperar al campamento.

No es de extrañar que estas culturas, embolaran toros con fuego las noches de celebración, con el fin de recordar batallas ganadas, lo que se traspasaría hasta la época actual a través de los tiempos y las distintas culturas, suerte que goza de un carácter trascendental en la Comunidad Valenciana, delta del Ebro y Aragón.

Leyenda o no, la verdad es que desde los primeros toros de fuego (toro embolado), hasta los actuales, todo ha evolucionado mucho. Han cambiado los toros y vacas, los sistemas de embolar y la forma de hacerlo, los materiales empleados y las zonas geográficas donde se implantan estos estilos de ver, correr y disfrutarlos toros...Ahora pues, hacemos un recorrido a través de esta evolución y comentamos los principales ritos y curiosidades que envuelven al toro embolado. 

Toros y vacas que se embolan: Siempre se embolaron toros y vacas fuertes o bravos, ahora se embolan tanto toros de media casta como algunos procedentes de ganaderías de primera.
 
En los pueblos de la zona de Levante hay ganaderías que se dedican sólo a este tipo de toros y los alquilan por todos los pueblos. Pudiendo llegar en algunos ejemplares a ser embolados a lo largo de todo el verano y en distintos pueblos hasta diez o doce veces. Esto supone que, si el toro es bueno y responde, desde sus cuatro años hasta que ya no sirve (cuando tiene ocho o diez años, según lo castigado) puede ser embolado treinta o cuarenta veces en su vida.

Pilon


Estos toros tienen una bravura como los de lidia, pero muchos entendidos dicen que dan mejor juego en las calles. Las vacas que se embolan en nuestros pueblos proceden del desecho de ganaderías. Desecho de tientas, o por edad y hechuras.
 
El rito en sí consiste en llevar al toro atado con una soga a un palo o Pilón atravesado por un agujero por el cual se introduce la cuerda, de esta punta tiran con fuerza un grupo de personas hasta que este queda inmovilizado contra el poste y por los mozos que lo aguantan, impiden al astado moverse demasiado y así evitar que se lastime el animal y los emboladores.

Toro embolado

La gente sujeta al animal mientras que otras personas (emboladores) colocan el yuguete o ferraches, ajustándolos firmemente a los pitones mediante unas argollas y prensores roscados que se agarran al asta con gran fuerza sin causarle daño alguno, con unas garras semicirculares que se adaptan eficazmente al pitón, que tienen muescas similares a las llaves de apretar los tubos de los fontaneros
 
En la parte superior de estos artilugios llevan una bola de masa de cera, resina y combustible disuelta en cáñamo o algodón, prensada y fuertemente atada con alambres y que es altamente inflamable, una vez colocado los "ferraches" (operación que dura menos de un minuto desde sacar al toro del toril o cajón hasta cortarle la soga) se procederá al encendido y cortada de la cuerda. 

La cuerda la corta un embolador, y se suele quedar otro con no menos peligro cogido al rabo del animal para entretenerle mientras se marcha el cortador. La duración del fuego dependerá de la cantidad de material que se haya colocado en los aparatos.

Gran parte del encanto de esta milenaria tradición reside en conjuntar 2 símbolos de nuestra cultura ibérica como son el toro y el fuego. Y por supuesto ese riesgo sordo que rodea a todo festejo taurino popular en el que gente anónima se juega la vida ante un bravo animal, en la mayoría de los casos sin recibir nada a cambio, solo por la satisfacción que le produce a sí mismo.

Video "El Arte de Embolar"

En este video se explica el arte de embolar, y es explicado por un veterinario y ganadero.

Materiales y procedimientos de embolar

Embolada a Yuguete

Los sistemas actuales de embolar son Yuguete, y Bolas.
 
Embolada a Yuguete
 
La embolada a yuguete se practica sobre todo en la zona de Teruel, el yuguete es un yugo de hierro pequeño que se asienta entre el morrillo del toro y la mazorca de los cuernos. Se sujeta a éstos con una cadena que mediante un tornillo se tensa y se aprieta al cuerno para que así quede el armazón con las bolas sujetas y sin movimiento.
 
Antiguamente este yuguete era de madera, y la parte que tocaba al fuego estaba forrada con chapa de metal o de cobre, para que no se incendiara el armazón.
 
La diferencia mas destacada a los ferraches es que las astas del animal quedan completamente libres ya que el yuguete queda anclado a las cepas o nacimiento del cuerno.

Embolada con ferraches

Embolada con ferraches

La embolada con ferraches es la embolada más típica en el toro de fuego por su sencillez y rapidez a la hora de colocar los aparatos y es la más usada en la zona levantina. Consiste en poner en las astas de los toros unos hierros a los que van unidos dos argollas en cada uno, estos entran en el cuerno y se sujetan por apriete.

En el extremo de los ferraches es donde se coloca la bola de fuego, son dos armazones separados, uno para cada cuerno, que se sujetan a éstos mediante argollas de distinto diámetro y un tornillo con una serreta que apretándolo se quedan sujetos al cuerno. En el extremo del armazón, que sigue en parte la dirección del cuerno, se coloca el material (bola) que es inflamable y arde con facilidad.

Antiguamente, cuando se embolaba un toro o una vaca, lo embadurnaban con arcilla o barro, sobre todo en la cabeza, el morrillo, el lomo y las espaldas, esto era para que no se quemara el animal con las gotas que caían de las bolas. Al cambiar el material con que se hacen las bolas, este proceso ya no es necesario, aunque en ocasiones se sigue haciendo, más por recordar lo de antaño que por necesidad o para cuidar el toro, puesto que con los nuevos materiales queda demostrado que esto no produce mal físico a los toros, ya que las bolas no gotean fuego ni queman la piel del animal. Son muchos los animales de alquiler que son embolados hasta 100 veces a lo largo de su vida sin ningún mal físico visible ni aparente.

Materiales utilizados

Materiales de embolar

Además del armazón de hierro que se pone en los cuernos (yuguete o ferrache), de la soga o cuerda para atarle, del cuchillo para cortar la cuerda, de la mecha o pequeña antorcha para encender y de las tenazas o mordazas para asegurar la cuerda al pilón, lo imprescindible son las bolas. Bolas que en el pasado se hacían con cáñamo mezclado con alquitrán, brea y resina, por eso goteaban tanto y había que cubrir de barro o arcilla la piel del animal. 

En la actualidad se sigue utilizando el cáñamo, pero mezclado con cera. 

Luego cada embolador tiene sus propios trucos, añadiendo o mezclando, en proporciones que sólo él conoce, la cera con resina, gasóleo o disolvente. 

La verdad es que con cáñamo o cera arden muy bien, y cuando se acierta la embolada en un buen toro o una buena vaca, la belleza del animal con el fuego en la noche hace que la emoción en las calles del pueblo esté servida para un buen rato.

Definiciones de otros tipos de emboladas que se practican

Embolada mixta

Embolada a 4 bolas

Consiste básicamente en lo mismo que una embolada con ferraches; es el mismo método y solo cambia que en cada ferrache hay dos bolas de fuego en vez de una.

Embolada a 4 bolas mixta (Yuguete y ferraches)

Consiste en embolar el toro con ambos aparatos al mismo tiempo, es decir, se le coloca el yugete y al quedar todo el cuerno libre, se le ponen también los ferraches. Por lo tanto, el toro queda embolado con cuatro bolas de fuego. También hay que decir que este tipo de embolada es algo más costosa que las demás.

Embolada a luz

Embolada a luz

Esta novedosa manera de embolar surge como alternativa para los sitios donde no se puede embolar toros con fuego. Es el mismo sistema que los ferraches a diferencia que en el extremo de estos se encuentra un armazón de hierro que contiene una serie de bombillas que imitan el color de la llama.

Embolada con pirotecnia

Embolada con pirotecnia

La pirotecnia consiste en colocar a las bolas de fuego, ya sea en ferraches o el yuguete, unas bengalas que comienzan a arder segundos después de que el toro queda suelto.

También se puede adornar el momento con fuegos artificiales, tracas, molinillo de bengalas, etc... que se encenderían alrededor de la plaza o calle donde se produzca la embolada.

Embolada a pilón


​Embolada a pilón


La embolada a pilón se denomina a cualquier manera de embolar en la que el animal esté sujeto a un palo de madera o hierro anclado al suelo

Embolada en banco

Embolada en banco

La embolada en banco se denomina a cualquier manera de embolar en la que el animal esté sujeto a un pilón el cual está anclado a un banco de madera con bastante peso pero que no queda sujeto al suelo de ninguna manera.

La imagen corresponde a la última embolada en la que los emboladores de Colmenar de Oreja se proclamaron campeones de Fallas 2014.

Gran parte de esta información e imágenes ha sido recopilada de las publicaciones que se encuentran en la red de la Asociación Cultural de Fortanete (Bautista Bernal Fandos) y la Web de Emboladores Mudéjar de Teruel.

© Copyright SiteName. Todos los derechos reservados.
Juan  Rodriguez Duran